Forum Universitas.org

Un portal abierto al mundo - Un portal obert al món - An open door to the world

Inicio / Noticias / Dia de la Iglesia diocesana

Noticias

Blogs

Pensar.net

Pensar.net

Crisis económica i crisis social: una cuestión moral
Hoy no hablaré yo

La familia, futuro de la humanidad

La familia, futuro de la humanidad


Un progresismo llamado intransigente

El Blog inútil

El Blog inútil

(el de los diáconos)
Celibato en Oriente

Séptimo Arte

Séptimo Arte

Desde el Cine
El hombre lobo

Una veu que clama

Una veu que clama

Des del Seminari de Terrassa
Los cristianos egipcios después de la caída de Mubarak

Desenmarañar

Desenmarañar

Mn. Toni Deulofeu
Mi claustro es el mundo……..dice

lunes, 13 de noviembre de 2017

Dia de la Iglesia diocesana

 

Nues­tra pa­rro­quia, la que ten­ga­mos más cer­ca­na, qui­zá la de nues­tro ba­rrio, o don­de va­ya­mos ha­bi­tual­men­te a misa. ¿Qué ve­mos? Una cons­truc­ción más o me­nos re­cien­te, o que pue­de te­ner va­rios si­glos, y con un de­ter­mi­na­do va­lor ar­tís­ti­co.

Pero ese lu­gar, ese edi­fi­cio, es la casa del Se­ñor y de su Pue­blo, que se con­gre­ga para ce­le­brar los mis­te­rios de la fe y ex­pe­ri­men­tar la fra­ter­ni­dad cris­tia­na. Las pie­dras de an­ta­ño o los la­dri­llos de hoy son ex­po­nen­tes de una gran can­ti­dad de his­to­rias per­so­na­les y co­mu­ni­ta­rias.

Allí se han dado y se con­ti­núan rea­li­zan­do mul­ti­tud de acon­te­ci­mien­tos de fe, es­pe­ran­za y ca­ri­dad que se vi­ven a dia­rio du­ran­te todo el año. Se ce­le­bra el gozo de las unio­nes es­pon­sa­les, las reunio­nes de las fa­mi­lias cris­tia­nas cuan­do al­guno de sus miem­bros re­ci­be un sa­cra­men­to. Tam­bién cuan­do des­pi­den con es­pe­ran­za a los se­res que­ri­dos. Asi­mis­mo, son es­pa­cios eu­ca­rís­ti­cos, de ora­ción y en­cuen­tro para to­dos. Igual­men­te es re­fe­ren­cia para tan­tos jó­ve­nes y adul­tos que bus­can una res­pues­ta al sen­ti­do de sus vi­das.


Pa­sa­mos de lo vi­si­ble a lo in­vi­si­ble por­que los edi­fi­cios, las igle­sias, nos des­cu­bren el ros­tro de los que for­man par­te de ella. Nues­tras pa­rro­quias de­ben ser, por eso, lu­ga­res de aco­gi­da, de crea­ti­vi­dad, siem­pre como una ma­dre de bra­zos abier­tos para re­ci­bir a to­dos y no ex­cluir a na­die. La Igle­sia no es una his­to­ria pa­sa­da, sino un acon­te­ci­mien­to vivo.

Va­mos a cui­dar nues­tra pa­rro­quia, sien­do lo que so­mos, «pie­dras vi­vas del tem­plo de Dios», uni­dos a nues­tra dió­ce­sis. Como dice el papa Fran­cis­co: una dió­ce­sis es una fa­mi­lia den­tro de la gran fa­mi­lia que es la Igle­sia.